Portada » El Jem, Susa y Port el Kantaoui.

El Jem, Susa y Port el Kantaoui.

A las 8 ya estamos rumbo a El Jem atravesando más y más campos de olivos. LLegamos a El Jem sobre las 9:30. Su anfiteatro era el tercero más grande del imperio romano, con una capacidad de 30.000 personas. Tras resistir diversos momentos más o menos belicosos fue bombardeado y parcialmente destruido por los turcos. Aún asi lo que queda está en muy buen estado y es fácil imaginarse lo que pudo ser en su momento.

el jem

Le echamos una mano a la señora de 82 años para que pueda subir y bajar hasta el primer nivel de gradas, donde hay una buena vista de la arena. Tras resistir los embates de los mercaderes que te asaltan provistos de palestinos y postales subimos al autobus.

Justo antes de llegar a Susa, Dorra nos hace parar y entrar en una tienda de prendas de cuero. El grupo ya esta cansado de esta guía que te lleva a tiendas sólo con la intención de llevarse la comisión. Asi que casi nadie se queda mucho tiempo en la tienda, en la que había preparado un desfile y todo! En una tienda cercana compro unos tatuajes decorativos para las manos de mi amada.

susa

Por fín llegamos a Susa y tenemos casi 2 horas de libertad para recorrer la medina. Huimos de la zona del zoco como de la peste y bordeando la muralla llegamos al museo Dar Essid.

dar essid

Resulta toda una sorpresa esta casita tan encantadora. Levantada en el año 928 está decorada con delicados azulejos y toda clase de lujosos objetos: las antiguas telas y tapices, las armas, los contratos de matrimonio, la pila de mear romana, la lámpara de aceite porno romana, etc. La cocina grande tiene enormes tinajas y utensilios gigantes de cocina como para dar de comer a un regimiento. Además hay una agradable terraza donde tomarse algo viendo los tejados de la medina con el mar de fondo. También hay un minarete desde donde contemplar la ciudad al ritmo de las llamadas a la oración de los múltiples almohacines. Una pena no tener más tiempo para recorrer las tranquilas callejuelas de esta medina.

Después de comer el típico buffet libre en la típica zona turística vamos a Port el-Kantaoui. Este no-lugar es una especie de parque temático absurdo destinado a albergar a turistas que no quieren complicaciones de ningún tipo. De la playa al hotel y del hotel al shopping center. Damos un paseo por el puerto, la playa cubierta de algas y un parque de atracciones. Un vendedor nos deja juguetear con un pequeño camaleon a cambio de medio dinar. También compro un par de jabones de oliva en un supermercado por 1 dinar y medio.

port el kantaoui

De nuevo en la carretera llegamos a Tunez sobre las 18:00. Un par de horas para recorrer la medina y gastar los ultimos dinares. Tras un duro regateo Ixo compra un par de pendientes de plata. También un par de pañuelos, uno de ellos para Toton, por 6 dinares los dos cuando el precio inicial era de 11 dinares por unidad. Ya es tarde y estan cerrando el zoco, así que tras tomar un té con menta en la zona nueva es hora de volver al bus.

La última cena en Tunez, en el hotel Mouradi de Gammarth de nuevo, resulta ser de las mejores y más variados buffets. Tras la cena la familia de Tarragona se despide ya que su avión sale a las 6:00 de la mañana y han de madrugar mucho. Ya en la habitación escribimos una nota con unas rimas en tono de humor que les pasaremos por debajo de la puerta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.