Portada » Munich III

Munich III

Hoy domingo nos levantamos tarde, con un poco de resaca. Yo voy a comprar algo de desayunar y lo mejor que consigo es un arroz frito de un chino cercano al Hotel.
Más tarde nos vamos a alquilar unas bicis cerca de Hofbräuhaus. Conseguimos dos bicis muy molonas por 7 € el resto del día. Nos dirigimos pedaleando hacia Odeonsplatz. Allí nos metemos por los patios de la Residenz.

Subimos por Ludwig Str. hasta que a mitad de calle nos metemos en el gran parque de los Ingleses (Engishcher Garten).

Según nos metemos en el parque nos quedamos alucinados por varias razones: lo inmenso y espacioso del propio parque y sobre todo por la actividad tan variada que se desarrolla en él. Hay gente tumbada, paseando, andando en bici, jugando a fútbol, a la petanca, al beisbol, practicando capoeira, incluso un grupo de negros está tocando un ritmo de percusiones. Nos internamos en tan variopinto parque y nos encontramos con la zona de la Torre China.

torre china munich

En ella hay una orquesta tocando canciones clásicas y populares de Alemania. Alrededor de la torre hay varias cervecerías con cientos de mesas y personas comiendo y bebiendo grandes jarras de cerveza. Tenemos bastante hambre así que aparcamos las bicis y al ataque.

que rico

Pedimos un rollizo codillo acompañado de la bola de patata y la ensalada de col típicas.

que rico rico

También patatas asadas y una hamburguesa y una rodaja de un pastel de carne asado. La comida nos entra de maravilla y nos vamos a tumbar un rato al césped cercano al grupo rítmico de antes. Yo quiero seguir viendo el parque, así que voy hasta la zona sur cerca de la casa de te japonesa. Cuando regreso con Ixone seguimos la excursión.

Nos encontramos a un chico que lleva una tabla de surf. Cuando íbamos al hotel, el primer día en Munich, me pareció ver a un surfista en traje de neopreno y mojado, como recién salido del agua. Una visión bastante extraña teniendo en cuenta que el mar queda un poco lejos. Así que le preguntamos a este chico que lleva la tabla hacia dónde va y si es que existe algún sitio para surfear aquí en Munich. Nos dice que hay una ola que se forma en el río, justo al cruzar un puente al lado del Bayerische Museum. Raudos y veloces buscamos el sitio y lo encontramos, y nos quedamos flipados.

Un pequeño río, de unos 15 metros de ancho, pero con bastante caudal, forma una ola en la que surfean de un lado para otro hasta que se caen. Los surfistas se ceden el turno de forma bastante ordenada, así que parece que no hay muchas disputas en el pico. Después de estar viendo las piruetas que hacen seguimos hacia la parte norte del parque.

Allí hay un lago enorme con más cervecerías en la orilla. Más tarde nos dirigimos hacia el estadio olímpico. Allí hay bastante animación, barracas, puestos de comida y bastante gente. La arquitectura es fantástica pero tenemos prisa y no podemos detenernos todo el tiempo que nos gustaría.

Tenemos que devolver las bicis antes de las 8, así que nos pegamos una buena paliza para llegar a tiempo.

Después de devolver las bicis, como estamos tan sedientos, nos metemos en un MacDonald´s a bebernos medio litro de refresco cada uno. Nos volvemos al hotel y de camino compramos yogures y leche para cenar. También un pan con frutos secos y un queso fresco muy sabroso.

 

3 comments

  1. zuck says:

    Menudo cremón esa ola del rio. No había ningún kortxero por allí? Sin duda lo mejor de tu viaje 😛
    Salu2 zuck

     
  2. hafo says:

    Pues no vi corcheros pero yo ya me quede con ganas de tener el mio a mano. A ver si aprendo a hacer 360 de una vez, leñe!

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.