Portada » Brasov II y Sighisoara

Brasov II y Sighisoara

Hoy nos hemos levantado y hemos buscado una cafetería o algún sitio para desayunar en Brasov. Pero después de media hora de recorrer el centro no hemos encontrado nada. Así que hemos ido de nuevo al KFC y allí hemos tomado un par de bollos, un café largo y un te helado.

En la plaza Sfatalui hay un punto de información informatizado con pantallas táctiles y la posibilidad de imprimir la información necesaria, muy funcional y muy útil. Después de recoger la información hemos ido paseando hasta el Bastionul Thesatorilos, bastión que queda de la antigua muralla de la ciudad. En sus inmediaciones hay varios complejos deportivos, como un club de tenis. También hemos pasado por una calle que dicen ser la más estrecha de Europa del Este y que no es para tanto, la Strada Storii. Hemos paseado también por el perímetro exterior de la muralla, debajo de las torres fortificadas Negru y Alb. El día está muy nublado, ni siquiera se ve el letrero hollywoodiense de ‘BRASOV’ del monte Tampa.

Brasov

Nos vamos de Brasov con muy buen sabor de boca, una ciudad encantadora y acogedora. Decidimos no ir a Bran, no apetece mucho el turismo masificado que sospechamos nos vamos a encontrar. Aunque el paisaje debe ser bello, cosa que me crea dudas sobre esta decisión.

Nos dirigimos a Sighisoara pero antes hacemos una parada para comer unas vainas con carpaccio que no nos quedan muy bien.

parada para comer

Según entramos a Sighisoara se ve que es una ciudad bella. No en vano ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad su casco histórico. Accedemos al recinto amurallado a través de la puerta al lado de la torre del Reloj.

Sighisoara

Por todos los lados hay vistas pintorescas de los edificios añejos y los tejados de teja tan vistosos. Subimos a la Torre del Reloj previo pago de 5 leis por persona. Hay una exposición etnográfica a lo largo de los diferentes estrechos pisos de la torre. Lo más interesante es una maqueta del casco histórico, que ayuda bastante a comprender su estructura. Por las empinadas escaleras acabamos en una terraza mirador en el nivel superior, donde hay unas vistas estupendas.

Sighisoara

Paseamos por la plaza Muzeului y la de Cetatii. Subimos por la Scara Acoperita de 1666 hasta el montecillo donde se encuentra la otra Iglesia y el cementerio.

Scara Acoperita

Damos un paseo rodeando la muralla y encontramos un bonito gato.

gato en Sighisoara

También Ixone pisa una mierda de perro. Seguimos callejeando y nos tomamos un par de Ice tea en una terraza de la plaza Cetatii por 6 leis.

Sighisoara

Hay una señora mayor muy maja vendiendo una especie de flores de color burdeos. Nos vamos de esta preciosa ciudadela con muy buen sabor de boca. Tanto Brasov como Sighisoara nos han gustado mucho. Hemos encontrado que son diferentes de otras ciudades en cuanto a que parecen cuidar bastante su patrimonio. También saben explotarlo y son las más activas en cuanto a servicios de turismo de las que hemos visitado. Hemos visto oficinas o agencias de viajes y organizadores de recorridos por la zona.

Ahora vamos hacia Sibiu. Buscamos durante una hora y media un sitio bonito para dormir, con vistas, pero no encontramos nada adecuado. Mala suerte. Al final paramos a la entrada de un pueblo sin más. De camino hemos pasado por varios pueblos sajones, algunos con cierto encanto y también con iglesias amuralladas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.