Portada » Aouir II, Anza, Anchor point y Agadir

Aouir II, Anza, Anchor point y Agadir

6-4-2007, viernes.
Madrugamos un poquito para bañarnos en la playa de Aouir. Esta vez viene Aitziber para probar a coger olas con el corcho. Nos damos un bañito corto ya que no hay nada de olas, lo justo para pillar espumillas. Los 3 chicos nos vamos a Anza, un supuesto secret. El spot está enfrente del barrio del mismo nombre. Al fondo hay una enorme fábrica de cemento, más abajo casas de obreros y por último, pegado a la playa, un barrio de chabolas. Todas las chabolas tienen su antena parabólica y están bastante cuidadas y limpias. Aun así hay tuberías que desprenden olores fecales y basuras extendidas por las calles que son devoradas por los rebaños de cabras y ovejas que pululan entre las playas, rocas y chabolas.

Cercata y Hafo en Anza

Como parece que hay unos días de fiesta en Marruecos, la zona está llena de chavales y niños jugando al futbol o deambulando entre las rocas. Después de recorrer la línea de costa en busca de algún pico nos damos la vuelta, no hay condiciones para darse el baño. Cercata se queda a descansar y los demás nos vamos a comer un rico pescadito frito a Taghazout, al lado de la casa que alquilaron hace 3 meses Cercata y Oier.

Taghazout

Luego damos un paseito. Hasta Anchor Point. La calidad de este spot parece provocada por una plancha de roca que se introduce oblicuamente en el mar. Esta lisa plancha sirve además para que las familias hagan picnic, la gente pesque o nosotros nos tumbemos al sol sobre la caliente, áspera y plana piedra. Cogemos un atiborrado bus que nos lleva a Agadir. No tiene mucho encanto esta ciudad. Vemos el mercado central, el edificio de Correos y paseamos por las avenidas y parques. Localizamos la estación de buses y compramos los billetes para el sábado ir a Marrakech. Un petit taxi nos lleva hasta el paseo marítimo, muy turistificado, incluso con McDonalds y PizzaHuts.

Agadir

Después de un ventoso paseo cogemos un bus de vuelta a Aouir. Allí cenamos en el Hotel Litoral y nos vamos prontito a la cama para intentar aprovechar el último baño, el sábado a la mañana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.