Portada » Trogir, Kastela, Split.

Trogir, Kastela, Split.

Nos levantamos tras una noche ajetreada por los mosquitos. Desayunamos en el mirador del puente de Brodorica. Seguimos hacia el sur pasando por Primosten sin detenernos.

trogir

En Trogir hay bastante tráfico pero también aparcamos rápido cerca del puente peatonal que da acceso a la isla. Se nota que es un destino turístico principal y ya a las 10 hay mucha gente. Pero por las callejuelas no principales se puede pasear tranquilamente. Callejeamos descubriendo casas medievales, palacetes e iglesias abolladas y toda clase de rincones curiosos y añejos. La plaza principal es una gozada, el pórtico de la iglesia tiene unas esculturas y bajorelieves muy trabajados y realistas. Es casco medieval es una gozada. Aún así descubriremos una serie de ‘dramas turísticos’ causados por la avaricia quizás de los hosteleros. Esto es, en varias ocasiones, los toldos, sombrillas y demás mobiliario de chiringuito ocultan, tapan o modifican radicalmente la arquitectura que dota de belleza al lugar.

kastela

Camino de Split nos dirigimos a Kastela, tratando de ver alguno de sus castillos. Buscando uno de ellos descubrimos una playa donde nos quedamos a descansar, comer, bañarnos y ducharnos, cerca de Kastel Luksic.

Tras el descanso seguimos intentando encontrar algún castillo. Lo que encontramos es una zona de veraneo muy concurrida que parece ser la zona de recreo del cercano Split. Los diferentes Kastel que hay en esta bahía esconden callejuelas y plazas cuidadas y animadas a pesar del calor de sobremesa. En una de esas plazitas nos reabastecemos de agua en una de las poquísimas fuentes que estamos viendo. Tras visitar el Kastel Luksic, el único que finalmente encontraremos con apariencia de castillo, nos vamos a Split.

split

Tras alguna vuelta y encerrona conseguimos aparcar encima del extenso mercado anexo al Palacio Diocleciano. La primera impresión de la fachada de la muralla que da al paseo marítimo es muy buena. El impresionante aspecto de tal cantidad de piedrotas, columnas y remiendos de una época u otra dan un aspecto decadente, impresionante y cautivador al mismo tiempo.

split

Entramos por la puerta Este, o de Plata, y no dejamos de maravillarnos y aturullarnos antes el mazazo de este palacio-ciudad. El paseo reserva continuas sorpresas: el acceso al Protiron, una plazita central, las callejuelas plagadas de palacetes y piedras labradas y trabajadas en mil y un estilos. Estamos rodeados de piedra por todas partes, con diferentes tamaños, texturas y estados de conservación. Los abiertos espacios luminosos se alternan con los más oscuros rincones haciendo del callejear un ir y venir de luces y sombras.

split

Salimos por la puerta Oeste, o de Hierro, a una placita cercana al antiguo Ayuntamiento. En una terraza cerveza y limonada. Un buen rato de embobamiento viendo pasar turistas a mansalva. Nos vamos a buscar el ‘Buffet Fife’ que la guía Lonely Planet describe como lugar de cocina casera para marineros e inadaptados. Desgraciadamente la guía se equivoca radicalmente y resulta que se trata de un restaurante petado de turistas hasta las cartolas que seguramente han comprado la misma guía que yo. Creo que esta guía de Lonely Planet no acierta con bastantes cosas, quizás sea por la temporada alta alguno de sus errores.

split

Después de varias vueltas por los repletos restaurantes optamos por la rápida y barata opción de comer una pizza en el paseo marítimo ya de noche. Cogemos la furgoneta y volvemos a la playita de Kastel Luksic a dormir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.