Portada » Pupnatska Luka, Vela Luka, Lumbarda

Pupnatska Luka, Vela Luka, Lumbarda

croacia

Nuestra primera parada hoy es una cala cerca de Pupnatska Luka. Buceando paso un buen rato disfrutando de la transparencia de las aguas, los efectos lumínicos y los bancos de pececillos que aparecen. Un chaval limpia peces en la orilla.

croacia

Luego nos dirigimos a Vela Luka, pasando por Cara y Blato. En la entrada de Vela Luka hacemos una compra, echo una ojeada a los vinos, la mayoría blancos, y compro el esperado Paski Sir de Otok Pag.
En Vela Luka nos damos un paseito por una colina cercan para ver la cueva de Vela Spilje. El paseo merece la pena, a pesar del calor y de que la cueva está cerrada. Las vistas sobre Vela Luka son estupendas. Al bajar del monte comemos una ensalada de arroz que cocinamos en lo que parece ser el parque de un hospital. Comemos viendo un brazo de mar que se adentra en tierra, como en Simuni en la isla de Krk.

croacia

Tras una minisiesta y masajes damos una vuelta en coche por los cabos y calas de este apacible pueblo. Ahora volvemos sobre nuestros pasos hasta Blato. Allí vamos por la carretera del sur, que sube un pequeño puerto con buenas vistas sobre Blato. Bajando el puerto nos paramos en una tranquila y poco concurrida calita de Prizba. Me doy un par de baños disfrutando de las vistas transparentes del fondo del mar y sus bancos de pececillos. Con estas aguas tan limpias y la luz tan potente del verano se crean espacios lumínicos debajo del agua muy siderales. Mientras yo me baño Ixo pone al día su diario y se queja de su espalda dolorida.

croacia

Seguimos camino pasando por Brna, Cara y llegamos a Lumbarda. Aparcamos al pie de un pantalán y aprovechamos para cenar viendo la bahía. Al fondo se ve un montón de gente en lo que parece una fiesta. El evento en sí es una carrera de burros muy divertida, con los jinetes dando botecitos al ritmo del burro. Hay mucha gente y animación, una charanga y terrazas.Nos tomamos algo y ya cansados nos vamos.

croacia

Buscamos un solitario sitio en el extremo este de la isla, al borde del mar y a dormir.

 

2 comments

  1. iker says:

    Me ha gustado esto…
    «Con estas aguas tan limpias y la luz tan potente del verano se crean espacios lumínicos debajo del agua muy siderales.»

    No se que te habias fumado antes de escribirlo pero es una gran frase, y una gran verdad! Las aguas eran acojonantes, transparentes y muy chulas!

     
  2. admin says:

    Pues si, eran chulas las aguas, por sí mismas, no hacia falta fumarse nada.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.