Portada » Potrero, Brasilito, Conchal, Tamarindo, Nicoya, Carrillo y Sámara

Potrero, Brasilito, Conchal, Tamarindo, Nicoya, Carrillo y Sámara

18 de agosto de 2006, Viernes, 17:44 horas. Apartamentos Los Sueños. Sámara.

Ayer fue un largo día de coche y playa. Empeñados en empezar a ver cosas y cosas hicimos una road-movie por las playas de la zona comprendida entre Potrero y Playa Langosta. Pero antes de esto nos encaminamos rumbo a la reserva Santa Rosa. Recorremos unos 40 Km. de la Interamericana hacia el norte. En la entrada del parque nos informan de que la carretera hasta Playa Naranjo (meca del surf con su Roca Bruja) está muy mal y no se hacen responsables de lo que le pase al Jeep. Como además serían varias horas de camino, decidimos ir directamente a las Playas. También desechamos visitar el Rincón de la Vieja, otro volcán activo, por razones similares. De camino a Brasilito, nuestra primera parada, recorremos un camino lleno de baches y con muchos tramos sin asfaltar en las que se levantan enormes nubes de polvo. Brasilito es un pequeño pueblecito con mucho encanto: vida tranquila y chabolismo más o menos cuidado con viviendas pobres al borde de la playa por donde pasean las gallinas. Al final de un caminito paralelo a la playa nos damos un chapuzón.

Brasilito

Tenemos que salir corriendo del agua porque Ixone se queja de unos picores en las piernas. Nos acercamos a la farmacia donde nos dicen que los causantes son los llamados ‘hilitos de oro’. Con un pinchazo en el culo se arregla todo. De nuevo en camino, esta vez llegamos a Playa Flamingo que junto con playa Potrero forman un pequeño cabo, en el que hay una colina desde la que se ven las dos playas. La colina esta plagada de residencias de lujo. Volvemos atrás, repitiendo Brasilito, para ir hacia Conchal. Desde Brasilito una divertida carretera que es la playa llega, después de subir una escabrosa subida, a Conchal. Esta playa es la más blanca que hemos visto hasta ahora, también la más bonita, por la cantidad de conchas que forman la arena. Hay mucha gente haciendo snorkel, ya que las aguas son muy transparentes.

Conchal

Seguimos el camino que nos ha traído aquí y un guarda nos dice que se puede llegar hasta Playa Grande, otra meca del surf. Resulta que este camino atraviesa el Parque Nacional Las Baulas. Es un camino de arena, entre la selva y la playa, y nos conduce a un restaurante a pie de playa bastante idílico. Nos metemos entre pecho y espalda un crujiente y sabroso pargo rojo, tras rechazar la langosta, demasiado cara, que estaba a punto de llegar. Tras recorrer unos cuantos Km. más de baches y selva, en la que vemos un coatí (creemos) llegamos a Playa Grande. Después de un primer intento de ver la playa, en el que unos cuantos cangrejos rojos acechan desde sus agujeros en la arena, conseguimos ver la mítica playa surfera. Nos decepciona un poco, la mar esta picada y rota y las olas no son como para tirar cohetes. Ponemos rumbo a Tamarindo o también llamado TAMAGRINGO en medio de otro chaparrón al atardecer.

Lluvia cerca de Tamarindo

Cuando llegamos a Tamarindo ya estamos cansados de tanto coche y decidimos buscar alojamiento. No hay suerte, todo es demasiado caro o cochambroso y después de varias vueltas decidimos irnos. La playa es muy bonita y se ve bastante ambiente de surf, pero no nos acaba de gustar del todo. Nuestro destino será Santa Cruz donde según la guía hay alojamientos baratos. Tenemos suerte y encontramos CABINAS PERMONT, un sitio a pie de carretera con habitaciones espaciosas y limpias y sábanas blancas! (una rareza por estos estampados lares) Al otro lado de la carretera hay una soda donde tomaremos uno de los casados más ricos hasta ahora. Después de un buen descanso Ixone me corta el pelo en el agradable patio al sol de la mañana. Seguimos de viaje esta vez a Nicoya donde paramos a desayunar. Al salir del parqueo le damos un roce a un carro rojo aparcado. Nos bajamos y el tranquilo dueño nos explica las dos posibilidades que tenemos. Podemos ‘arreglarlo’ entre nosotros o bien llamar al oficial de tránsito para que tome nota y dar parte al seguro. La segunda opción puede que nos lleve toda la mañana, así que el del carro rojo llama a su mecánico para que vea la avería y calcule el gasto del arreglo. El tipo en cuestión llega en bici bastante rápido y nos presupuesta 60 dólares, precio de ganga. Como hemos pagado un seguro extra a todo riesgo decidimos dar parte al seguro llamando a MAPACHE. Al final es más lento el tramite de la llamada telefónica que el tiempo que tardan en venir los oficiales. Mientras invito al del carro rojo, a su compañera y a su amigo vaquero a un güisqui, un licor y una birra, para que la espera se haga más suave. La verdad es que el del carro rojo es bastante majo, nos cuenta que es ingeniero, que es autónomo y que como ayer estuvo de copas hoy llamó al trabajo diciendo que estaba enfermo. Muy majo la verdad, a Ixone le sorprendió la naturalidad con la que aceptaron la invitación, a mí me sorprendió más que pidieran güisqui a las 11 de la mañana. Los dos policías hacen rápido su trabajo. Uno de ellos, de gélida mirada, conversa conmigo mientras Ixone hace el papeleo.

Accidente en Nicoya

Después del jaleo vamos a ver el flamante puente de ‘La Amistad de Taiwan’ sobre el río Tempisque. Al parecer el puente se construyó mal, esta algo curvado, y para probarlo llevaron un montón de camiones cargados de piedras y máquinas pesada a ver si aguantaba. El nuevo destino será Sámara, a donde conduce una carretera asfaltada pero con unos baches y socavones de llanto y risa. El pueblo tiene muy buena pinta y se respira un aire muy agradable y tranquilo. Por si nos gusta más vamos hasta Carrillo.

Playa de Carrillo

En su playa de postal llena de cocoteros nos damos un buen baño y nos dejamos mecer por las olas tumbados en la arena. De vuelta a Sámara buscamos cabinas en bastantes sitios, sin prisa. Al final nos decidimos por este apartamento, un poco caro (40 $) pero con cocina, aire acondicionado, tele, etc. y además bastante limpio.

 

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.