Portada » Manzanillo, Sixaola y Bocas del Toro

Manzanillo, Sixaola y Bocas del Toro

31-08-2006, Jueves, 22:30 (hora Panamá) Hotel Las Brisas, Bocas del Toro. Panamá.

Ayer cogimos el bus de las 11:15 a Manzanillo, que naturalmente salió a las 11:30. La llegada al pueblo estuvo bien. Nos encontramos con una playa caribeña típica enmarcada en un bonito paisaje, con Punta Cahuita al fondo. No hay muchas posibilidades de alojamiento. Nos decantamos por cabinas Maxi´s que es lo único que parece dar ambiente al pueblo. Tras un breve paseito por la playa, comemos, como no en Maxi´s. Pido un ceviche, que por increíble que parezca aún no había probado. Se trata al fin y al cabo de un salpicón de marisco. Ixone come un pargo que por primera vez no viene bien refrito.

El Maxi´s de Manzanillo

Después a bucear. El coral está a unos 30 metros de la orilla de la playa. Aquí veremos más variedad de corales, erizos, pero menos cantidad de peces. El agua es muy transparente, e impresiona mucho cuando al terminar el coral, aparece la profundidad azul del mar más abierto y profundo. Damos un paseíto por la carretera de acceso al pueblo, que viene de Punta Uva y Cocles. Realmente no hay mucho ambiente. Es un pueblo sin turistas, la gente parece hacer su vida normal al margen de los guiris.

Manzanillo

Pero como está muy poco poblado y es muy pequeño no da mucho juego. Aunque si te quieres perder éste es un buen sitio. Tampoco se pueden alquilar bicis y eso termina con que nos decidamos a irnos al día siguiente. Cenamos un par de langostas, aunque como Ixo no estaba bien, no las pudo disfrutar.

Hoy cogimos bus a las 8:30 a Puerto Viejo. De allí otro bus a Sixaola, pasando por Bribri, donde compramos un refresco de Tamarindo en bolsita de plástico.

La estacion de bus de Bribri

En Sixaola pasamos la frontera y compartimos taxi hasta la Finca 40, desde donde embarcaremos a Bocas del Toro. Para que nos salga más barato el taxi compartimos con una pareja israelita y una holandesa que lleva 2 meses de vacaciones recorriendo toda América Central. La lancha nos lleva por canales, ríos y mar hasta el acuático pueblo de Bocas del Toro. Aquí un chaval nos guía hasta el Casba, recomendado por Manex. Al final nos quedamos casi al lado, en este agradable sitio con embarcadero con hamacas, mecedoras y una cama elástica en el agua, lista para dar unos botes (que es lo que hacemos).

Bocas

Nos damos una vuelta por el pueblo para recopilar información sobre los tours para mañana. Luego alquilamos unas bicis por 1 hora. Nos da tiempo para ver el pueblo, con sus calles menos presentables y una escuela con los niños ensayando una especie de tamboreada, mientras las niñas siguen el ritmo con un baile casto y caribeño al mismo tiempo.

La tamborrada en Bocas

También abarcamos la bahía a la que da el embarcadero del hotel. Cenamos en una hamburguesería baratita enfrente del poco iluminado parque central. Después a escribir este diario, Ixone en una hamaca y yo a su lado en una mecedora.

Como Ixo tarda tanto en escribir me he acordado de lo que hemos comido hoy. Ixo una lasaña y yo una ensalada con tacos de un pescado con una salsa SUPER picante: la ‘killing me man sauce’.

 

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.