Portada » Cahuita VI, San José y volcán Poas. Fin del viaje.

Cahuita VI, San José y volcán Poas. Fin del viaje.

09-09-2006, 19:15 horas, Bilbao, Casita, Sábado.
Acabamos de entrar en casa. La vuelta y el fin del viaje es ahora un hecho.
Describiré estos últimos días del viaje, que han sido fugaces.
El martes 5 nos levantamos dispuestos a disfrutar de nuestro último día completo en Cahuita. Rechazamos por caro (35$) una excursión a Bribri para ver indígenas, fabricación artesanal de cacao, granja de iguanas y cascada. En su lugar planeamos ir al Parque Nacional Cahuita y pasar el día en la playa, paseando descalzos y haciendo snorkel en el coral que más nos ha gustado. Nos pasamos la mañana en la linda playa del parque, bañándonos, recogiendo conchas y jugando a cartas y leyendo. Después de comer fruta y unos perritos calientes del ‘Caribbean flavour’ se nubla y el mar está demasiado picado y movido como para hacer snorkel, más tarde además lloverá. Nos quedamos sin poder disfrutar una última noche en las mojadas hamacas del Spencer´s. Al salir del parque nos encontramos con el típico guiri borrachillo que suele cantar guitarra en ristre por los rincones de Cahuita. A la noche fuimos a cenar al restaurante pegado al Coco´s, el ‘Coral reeff’. Su dueño se acordaba de nuestra visita hace casi dos semanas (a Ixone le intimidó un poco y por eso no habíamos vuelto). Decidimos comernos una langosta grande, a 2.000 colones los 100 gramos. Que pedazo langosta. No era muy muy grande (800 gramos) pero estaba riquísima, la mejor del viaje. Este restaurante pierde el encanto caribeño de lo cochambrero y auténtico de otros sitios, pero gana en cuanto a servicio y calidad de la comida, incluida la presentación. Nos quedamos muy contentos con la cenita y nos despedimos del Coco´s con una piña colada y un mango cooler. Esa tarde hablamos con Tania, una excéntrica gringa que acababa de comprar un terrenito cerca de Limón y sólo hablaba de dinero e hipotecas.

Ixone y Hafo en el Spencer´s

El miércoles 6 fue el comienzo del fin. Irse de Cahuita significaba empezar a ir regresando a casita. Después de desayunar un caribbean breakfast (esta vez con loncha de jamón entera) cogimos el bus de las 9:30 directo a San José. El viaje es entretenido, nos para un control de la policía que nos hace abrir y enseñar las mochilas de mano. Un chico tiene que quedarse en la comisaría porque no tiene la cédula. Se sienta al lado de un tranquilo tico esposado a una silla. Más tarde recupera el autobús. Según llegamos a la estación ‘La caribeña’ nos asaltan los taxistas. Al final tenemos que enseñarle el camino al Costa Rica Backpackers, al lado de los tribunales. Cambiamos sin problema la reserva que teníamos pagada por una habitación, la misma de la otra vez, en el hotel Casa Poesía. Un buen sitio para despedirse de los ticos. Vamos a comer al Mercado Central, pero en taxi, ya que jarrea demasiado. El taxista me aporta un enfoque de Oscar Arias diferente al que tenía. Solo le conocía por el Nobel de la Paz, y un día vi una entrevista suya, a los 100 días de ganar las elecciones, en la tele tica. Me pareció una persona honesta y un político comprometido con las mejoras de su país, objetivo y analítico de los problemas ticos. Sin embargo este taxista nos habló de un Oscar Arias que en su anterior mandato, hace 20 años, se ocupó solamente de ganar el Nobel para sí mismo. También habló de él como del ‘multimillonario’ que quiere vender Costa Rica a los gringos. Varias pintadas en las calles, vistas otros días, corroboran esta visión. Yo la verdad, no tengo información para formarme una opinión, igual el libro de Oppenheimer que compramos esta tarde ayuda algo (‘Cuentos chinos’ sobre latinoamerica). En el mercado comemos en nuestra soda favorita, la del ‘Que se le ofrece, que desea, que le sirvo? machito’. Probamos la ‘olla de carne’, una cantidad inmensa de tubérculos, vegetales, arroz, plátano y carne cocido y una gran sopa de carne y cilantro. También una sopa de marisco acompañada de jugo de zanahoria y naranja.

La olla de carne en el Mercado Central

En el Mercado Central compramos varios regalos, camisetas para mis hermanos y Cercata, café para regalar, un carro tico típico para mi madre, una bonita taza de café para la madre de Ixo. Nos rompemos un poco el coco con los regalos.

Una vista del mercado central

De camino compramos un par de libros en una especie de ‘Corte Inglés’ en la avenida principal. Como llueve mucho yo llevo mi poncho e Ixo se ha comprado un poncho rosita transparente. La verdad es que tenemos que estar graciosos porque muchos ticos nos miran; será porque casi todos llevan paraguas? También compramos, al lado del ‘Gallito’ 4 vasos típicos para los jugos o batidos. Una gran copa de cristal muy grueso que nos traeran buenos recuerdos. Como no para de llover vamos al C.R. Backpackers a navegar por Internet y comer un par de grandes trozos de pizza que serán nuestra cena. También reservamos el tour para el día siguiente.

El jueves 7, nuestro último día completo, nos vamos en excursión organizada de 36$, al volcán Poas. El minibus nos recoge a las 7:30 y recogemos más gente hasta las 8:30 o 9:00, sobre todo de grandes hoteles. El grupo es sobre todo gente mayor o parejas cuarenta/cincuentonas, somos 17. Cuando el grupo se ha completado, el guía, que hasta el momento parecía una persona normal, comienza su trabajo. Empieza cantando un repertorio que incluye canciones populares españolas y latinoamericanas, Frank Sinatra e incluso Elvis. Nos dice que aparte de guía también es cantante profesional. Muy divertido el hombre, Germán. También buen guía con precisas y curiosas explicaciones. Visitamos un cafetal en las faldas del Poas, donde parece que cultivan el llamado café de Gourmet. Más tarde lo compraremos seducidos por el olor que despiden los paquetes de la marca ‘Tres generaciones’. Llegamos al volcán, al que se accede por un paseito muy preparado para el turismo. Es uno de los puntos más visitados. Tenemos suerte y no hay niebla, se ve la laguna, los cúmulos de cenizas, las fumarolas de azufre, que se huelen a distancia.

El volcán Poas

Luego damos un paseito hasta una laguna formada en un antiguo cráter. El camino va por un agradable bosquecillo húmedo donde revolotean colibrís. De vuelta comemos con todo el grupo un típico casado con bistec de res, en uno de los muchos restaurantes para turistas que hay a lo largo de la carretera que lleva de Alajuela al Poas. Volvemos a San José y vamos a un mercado de artesanía que hay en la plaza enfrente del baleado Museo Nacional, pegado a la Avenida Central. Allí completamos nuestra lista de regalos; más café, loros y pulsera y cinto de cuentas para Ixo. La tarde/noche exprimimos las últimas horas en el C.R. Backpackers, navegando por Internet, cenando un pollo a la bechamel (con arroz como no) y viendo un cacho de ‘BrokeBack Mountain’.

Hamacas en el Costa Rica Backpackers

El viernes 8 me levanto y compro un par de brownies y un pastel de queso, que con el café del Casa Poesía, desayunamos en la terracita de nuestra habitación. Está guay acercarte por la mañana al centro y comprar algo para desayunar.

Un puestecillo en San Jose

La mañana la queremos aprovechar viendo el Museo del Jade Precolombino, que está en la sede central del INS. Es un museo interesante y entretenido, con multitud de piezas chulísimas. Destacan algunos amuletos de jade, los metates (mesas para moler grano, de piedra) y unas figurillas supergraciosas y que parecen de algún diseñador actual. También hay maquetas para representar los modos de vida indígenas. A todo correr vamos a por las maletas y un taxi nos llevará al aeropuerto Juan Santamaría. Imposible coger ventanilla, tendríamos que haber chequeado el día anterior (a pesar de llamar insistentemente a las oficinas de Iberia en Costa Rica, no me cogieron la llamada). Bueno, tras pagar los 26$ para salir del país, los controles, la espera, las compritas, la comida en el ‘Church´s chicken’ por fin embarcamos. Parada de hora y media en Panamá City, que dedicamos a ver tiendas de relojes. Un largo e insomne vuelo, con tres pelis incluidas nos lleva a Madrid. Dedico todo el viaje para hacer 2 sudokus, no estoy en buena forma. En Madrid transbordo a todo correr y llegada a Bilbao con media hora de retraso. Los padres de Ixo nos esperan, que majos, pero las maletas no llegan. Parece ser que se han quedado en Madrid. Nacho y Karmele nos acercan hasta casa y además tenemos regalo y todo. Por mi cumple una cacerola especial para cocer espárragos (me chuparé los dedos) y de Manex y Bea un jarrón de Marruecos, que bien, que recuerdos de Marruecos: el barro seco, los puestos en las carreteras …

 

5 comments

  1. Clifford says:

    Hola que tal mi nombres es cliffor y soy de cahuita , actualmente vivo en heredia , una provincia que queda a 20 minutos de san jose . Me a gustado tanto aver leido de su viaje y me senti como que si fuera yo mismo el que recorria todos esos lugares los cuales ya conozco , oh mi bello y tranquilo cahuita ! lo extraño mucho y me alegra que les haya gustado , actualmente tengo dos años de no ir a cahuita pero si dios quiere estare por ahi pronto .Bueno me despido con un fuerte abrazo espero vuelvan pronto a mi pais .

     
  2. admin says:

    Hola Clifford. Gracias por tus comentarios.

    Qué suerte tienes de haber nacido en un sitio tan hermoso como Cahuita. A nosotros nos dejó un recuerdo imborrable en nuestra memoria, un paraíso a recordar. Estuvimos en el Spencer´s Seaside la mar de a gusto. Me alegro de que con mi relato te haya ayudado a revivir esos lugares.

    Y como no, ¡cuánto nos gustaría regresar a Costa Rica!

     
  3. Allan Delgado says:

    Hola como están? mi nombre es Allan y la verdad me ha parecido increíble su viaje a una zona de las más hermosas de mi «tiquicia» (costa rica), veo que probaron la olla de carne (mmm increiblemente deliciosa) y ojala hayan probado el gallo pinto en la mañana !!!!!!, ojala que les haya gustado mi hermoso pais y espero sinceramente que pronto estén por acá visitando más lugares bellos, un abrazo fraternal desde centroamerica, Dios los bendiga !!!!

     
  4. admin says:

    Hola Allan, gracias por tu comentario.
    Se me hace la boca agua al recordar la olla de carne. Y como no el gallo pinto, por supuesto que lo probamos! un día sí y otro también!
    Ya me gustaría regresar pronto …

     
  5. Carlos Scheuch says:

    Hooola amiga, que impresionado he quedado con tu relato…yo viajo a costa rica con mi novia prontoy he tomado apuntes de todos los datos que has dado…se agradece muchisimo…
    Te queria preguntar, de donde sacaron ustedes las cosas para hacer snorkel?…es recomendable reservar algun backpacker o llegando alla siempre se encuentra algo?…no tienen por casualidad una pagina o email del alojamiento en cahuita?…
    Muchisimas gracias nuevamente y tienes una habilidad increible para envolver con tu relato, que deja pegado…

    un abrazo grande desde chile…
    CaCo

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.