Portada » Cahuita V y Puerto Viejo

Cahuita V y Puerto Viejo

5-09-2006, martes, 08:42, Spencer´s Seaside. Cahuita.
Es lo que hicimos, hamaca, descanso, jugar y lectura. Después de comer un casado con langosta y un pargo en el Restaurante Típico Cahuita. A las 6 y media hubo un apagón que afectó a todo Cahuita y que duró unas 3 horas. Fue entretenido, la cuadrilla del Spencer´s se dedicó a alumbrar el jardín con unos potentes focos y a poner velas en diferentes puntos. Le daba un ambiente diferente al de otros días. También el pueblo tenía un ambiente diferente alumbrado solo con velas. El Coco´s seguía abierto, con concierto acústico incluido. Aprovechamos la ocasión par comer un par de pinchos en la esquina frente al Coco´s, donde se pone los fines de semana una vendedora con su carrito y brasas. Así que cenamos en un banco del parquecito, ya había dejado de llover.

Las hamacas del Spencer´s

Ayer, lunes 4, desayunamos en el café del parquecito. Antes habíamos hablado en las hamacas con el original Spencer que empezó el negocio, al principio solo alquilaba hamacas. Un tio majete este, que confía en que dando un buen servicio y creando ambiente agradable el negocio funciona solo y bien, como así ocurre. Cogemos el bus de las 10:00 a Puerto Viejo. Allí alquilamos un par de bicis por 4$ cada una 8 horas. Queremos recorrer la carretera que va hasta Manzanillo, haciendo paradas para bucear. Nos paramos a la media hora, ya que vemos gente surfeando en la playa de Cocles. Es nuestra primera oportunidad. Alquilamos un bodyboard y aletas (6$) y una tabla (10$) por 2 horas. ¡Qué bien! Ya nos hemos saciado las ganas de surfear en el viaje. Las olas son un poco cerrotes y tienen fuerza. Suficiente para coger unas cuantas olillas, algunas de ellas tirando a bien. Cuando entregamos las tablas nos espera una desagradable sorpresa. El tío del alquiler dice que le hemos hecho una raja a la tabla. No nos dijo que teníamos que comprobarla antes de usarla, así que no sabemos si ya estaba o no. De todas formas Ixo asegura que no se ha caído ninguna vez como para que se rompa la tabla. Ellos amenazan con quedarse el DNI si no pagamos los 10$ del arreglo. ¡Un secuestro, vaya! Nos tenemos que tragar la rabia y pagar el rescate. Es mejor olvidar esta anécdota. Seguimos por la carretera, esta vez buscando un sitio para comer llegamos a una escondida playa de Punta Uva. Bañito y casado doble con bistec de res.

Playa escondida en Punta Uva

Después a volver, ya casi hemos llegado a Manzanillo, así que si queremos volver en el bus de las 5:30 hay que darse la vuelta. Eso si, con tranquilidad, que nuestro culo empieza a resentirse de nuevo.

Llegamos a P.V. y en la zona donde hay puestos ambulantes de artesanías hay una furgo pick-up que vende hamacas. Nos paramos a preguntarle precios, para comprar más adelante en San José. El tipo insiste en vendernos y en rebajarnos el precio inicial de 20.000 colones. A pesar de que le decimos que no vamos a comprar ahora él baja hasta 16.000 colones. Le decimos que hemos venido a P.V. con poco dinero, que solo tenemos 11.000 colones. El tio lo consulta y acepta. ¡Vaya negocietes! El tipo dice que la hamaca es de nylon y que la garantiza por 2 años. A nosotros nos parece que es de algodón, pero aún así es un buen precio. Más tarde el señor que nos alquiló las bicis nos dice que prefiere las de algodón, que las de nylon solo están bien si son para poner a la intemperie. En fin, regresamos a Cahuita. Jugamos unas partiditas al chinchón y salgo a buscar un par de hamburguesas para cenar. Nos las comemos en la mesa del jardín, mientras los Spencers, incluido el tiburón, parecen ligarse a una parejita de guiris.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.