Portada » Pechón

Pechón

2 de junio de 2007
Este fin de semana hemos ido a la casa de los Zuluaga que hay en Pechón, en el límite de Cantabria con Asturias. Hemos ido Usua, Idoia, Oier, Ixone y yo. La casita se encuentra en un pequeño pueblo que se está transformando en los últimos años. Pequeñas urbanizaciones y bloques de apartamentos intentan dar al traste la belleza original del pueblo y su entorno. Lo más destacable son sus dos preciosas y abruptas rías, que rodean el cabo donde se encuentra Pechón.

Idoia e Ixo en Pechon

Ayer llegamos tarde y nos costó un buen rato preparar la cena, a base de calamares en su tinta. El truco de la salsa parece residir en tomárselo con paciencia a la hora de pasarla por el chino. También preparé un pulpo. Siguiendo los consejos de Manex, que siempre uso en casa, cocimos un pulpo de casi 3 kilos: 45 minutos cociendo, después de haberlo asustado tres veces, junto con las patatas y si es posible una hoja de laurel. Oier comentó que la madre de Aitziber guarda una pieza de cobre para meterla también en la cazuela.
Hoy despúes de un buen desayuno hemos ido en busca de olas. Las hemos encontrado en la playa de San Vicente de la Barquera, en la playa del Cabo. La playa tiene buena pinta para el surf, está bien orientada y tiene muchos picos.
La sesion ha sido estupenda, casi tres horas de baño. Hemos pillado olas hasta estar agotados, después de la tercera vez que se me han subido las bolas he decidido salir del agua. Llevaba unos meses sin bañarme, desde Marruecos, y lo he pillado con ganas. El tiempo acompaña y el sol calienta bastante.
Después hemos ido a comer al mirador que hay frente a la iglesia de San Vicente. Comer un bocata al sol frente al verde paisaje de ria y montaña es un placer. Un placer que se paga caro cuando te quemas la cara por demasiado solete.
Después de un cafe en el puerto nos vamos a dar un paseo por el pueblo de Pechón. Hay una playa doble que solo está disponible con marea baja. Damos un paseo siguiendo los acantilados hasta una casa rural que está muy bien integrada en el entorno, con sus paredes cubiertas de hiedra.

La casa de Pechon

Más tarde iremos a cenar a un restaurante donde lo más destacable es la sangría de sidra y las patatas al cabrales.
Al día siguiente, domingo, visitamos por la mañana la cueva de Buelna. Este pequeño pueblo cercano a Llanes mantiene un puñado de casas de piedra con solera y muy bien cuidadas, algunas son casas rurales, o casas de aldea, como se les llama en Asturias. La costa es muy abrupta, lo que provoca la aparición de bufones y cuevas como la que visitamos. Se accede por un pequeño agujero que pronto se ensancha.

Cueva de Buelna

Aunque en los primeros metros hay que tener cuidado con la cabeza pronto la cueva tiene la suficiente altura y espacio como para andar sin apreturas. Nos adentramos en la oscuridad absoluta iluminados por una linterna con dinamo hasta que llegamos al otro extremo de la cueva, que da directamente al mar.

La luz al final del tunel

Hoy es un día de poco mar a pesar de lo cual nos impresiona y sobrecoge la fuerza que demuestra al penetrar en la cueva.

El final de la cueva

Después de comer intentaremos encontrar un buen baño primero en San Vicente, luego en Somo y finalmente en Ajo, sin conseguirlo en ningun sitio y volviendo a Bilbao.

 

10 comments

  1. Pernan says:

    Chaaacho! Cómo escribes! Gracias por el post! Voy a poner una tira al dia, menos sabados y domingos, hala! Luego pondre adsense google y anunciaré mis propios libros y discos y pelis y me voy a forrar sin salir de casa ! Jua jua juaaaas!

     
  2. Pernan says:

    Qué chula la cueva! Y esa linterna con dinamo? Va sin pilas? es de esas que venden ahora por ahí? Jo, cuantas aventuras! Sigue posteando, buey!

     
  3. Pingback: Pechón
  4. Pchon says:

    Hola! me ha encantado tu reportaje, y me he kedado con las ganas de ir….Podrìas poner la direcciòn de la casa? alguna web o link de interès. Muchas gracias y un saludo!

     
  5. admin says:

    Hola Pechon,
    la casa es de unas amigas que nos invitaron el fin de semana. De todas formas había varias casas rurales, que buscando en Internet será fácil encontrar.

     
  6. Akenaton says:

    Todo en norte de España es muy atractivo y su gastronomía está a la misma altura. De camino a mi tierra (soy de Galicia y vivo en Barcelona) he ido alguna vez por el norte y poco a poco voy conociendo más esa zona.
    Te invito a que pases por mi blog para darte a conocer un rincón de naturaleza viva.
    Felicidades. Tenéis un blog muy completo e interesante.

     
  7. hafo says:

    Gracias Akenaton, tu blog está bien, no sabía que había esos dolmenes en Galicia

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.