Portada » Aiguablava, Pals, Peratallada, Cadaques, Cap de Creus y Figueres

Aiguablava, Pals, Peratallada, Cadaques, Cap de Creus y Figueres

Sábado 11, mientras Ixo remolonea, recorremos la costa por las carreteritas que suben y bajan por los pueblos y calitas de Aiguablava, Fornells y Begur.

aiguablava

Ya más al interior nos espera una sorpresa muy agradable. Paramos por curiosidad en Pals. Amenaza con lluvia e Ixo prefiere quedarse en la furgo mientras yo doy una vuelta por el pueblo. Qué maravilla, que cuidados rinconcitos medievales, cada piedra en su lugar. Al lado de la torre una casita con ermita en el jardín, vaya lujo, al parecer merecido de la familia que instigó la reforma exitosa del pueblecito.

pals

Emocionado por lo bonito del sitio consigo convencerle a Ixo para que me acompañe a dar un paseito los dos juntos bajo el paraguas.

desde pals

Seguimos camino y damos otro paseo por Peratallada, bonito pueblo con empedradas calles, numerosos restaurantes y foso tallado en la piedra. Pasamos por Torroella de Montgrí y me quedo con ganas de subir al Castell del Montgrí. Atravesamos Roses, que no nos gusta especialmente y tomamos una carreterita que se adentra en el Cap de Creus. Nuestra esperanza de llegar a Cadaqués por esta carreterita se verá frustada, pero sí llegamos a Montjoi, donde el famoso Bulli de Adría se asoma al mar.

el bulli

Volvemos sobre nuestros pasos y llegamos a Cadaqués, donde comemos unos platos combinados en una terracita frente a la playa. Después nos damos un largo paseo rodeando la costa y cotilleando en las casas de diseño de los ricos. Intentamos más tarde visitar la casa de Dalí en Portlligat pero tienen todas las entradas vendidas hasta el lunes.

cadaques

Así que nos vamos hasta el faro de Cap de Creus, donde las viejas rocas y calas inspiraron algunas obras de Dalí. De allí al Port de la Selva, donde por fín compramos una guía Michelin. Seguimos por la carreteríta de la costa hasta Llancá donde ya dejamos el mar. En Figueres cenamos un poco de butifarra negra mientras pasemos cerca del huevudo Museo de Dalí y la catedral. Más tarde seguimos viaje y paramos a dormir en Báscara, a medio camino de Girona.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.