Portada » Cancale, St Suliac, Rennes, St Michel.

Cancale, St Suliac, Rennes, St Michel.

Mientras Ixo se levanta doy un largo paseo matutino por la playa y la punta de Meinga.

Me pierdo un poco y paseo se alarga más de la cuenta, pero ha estado bien. Bajamos por la costa Esmeralda, parando en la punta de Grouin, hasta Cancale, cuyo puerto vemos desde el coche.

Si paramos en St Suliac, pueblecito hiper tranquilo con puerto calmado y casas con redes en las fachadas.

Llegamos a Rennes y tras un par de vueltas por las calles y plazas más llenas de terracitas nos sentamos en una a tomar un par de galettes con su sidra correspondiente.

Al contrario que otras veces este galette nos deja bastante entallados.

Después de comer, un poco asobinados, vamos a comprar una camiseta a un H&M. Con la suerte de que al ir a pagar me voy a bajar por las escaleras mecánicas y al retroceder me caigo sonoramente. Como resultado se me rompe el filtro de la D50, que podía haber sido peor. Buscamos una tienda de foto, me compro el filtro e Ixo pasa su CF a un USB. Después, en la plaza de Maris, nos sentamos un buen rato en unas tumbonas colocadas parece ser para que la gente se relaje, con tisana incluida. Será obra de algún artista?

Nos vamos de Rennes, nos ha gustado pisar una ciudad un poco más grande de lo que hemos visto hasta ahora.

Vamos a Le Mont St Michel y llegamos en medio de una lluvia constante que por suerte termina parando poco a poco. Aparcamos en la carretera de acceso y cenamos unos nuddles con verduras. Más tarde, ya anochecido, decidimos dar un paseo y ver Le Mont St Michel de noche.

Resulta ser una gran idea. El paseo por las calles tiene más encanto y misterio, algo fantasmagórico y muy escenográfico con tanta luz y foco. Llegamos a la abadía y tras pensarlo nos animamos a visitarla de noche. Otra gran idea, la visita nocturna, aparte de tranquilidad y poco visitantes, ofrece pequeños conciertos en varias de las salas.

La acústica de las salas, sus silencios y las luces bien situadas hacen que sea una experiencia memorable y altamente recomendable.

Son casi las 12 cuando terminamos la visita y exhaustos nos vamos a dormir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.